La música antigua: por qué no podemos dejarla ir

Partyflauta: Partituras para flauta dulce Recopilatorio de partituras para aprender a tocar la flauta dulce de forma progresiva

 

Los seres humanos han estado haciendo música durante miles de años. Es una parte integral de nuestras culturas y nuestras vidas. Usamos la música para expresarnos, comunicar nuestras emociones y conectarnos con los demás. La música es una fuerza poderosa que puede unir a las personas y crear recuerdos duraderos.

Aunque ahora tenemos acceso a más música que nunca, aún conservamos las viejas canciones con las que crecimos. ¿Por qué no podemos dejar de lado estas viejas canciones?

¿Por qué nos aferramos a la música antigua?

La mayoría de las personas tienen un tipo de música favorito, y muchas personas tienen dificultades para entender por qué alguien preferiría algo diferente. La música es una parte tan importante de nuestras vidas que no es de extrañar que nos apeguemos a las melodías que nos recuerdan buenos tiempos pasados. Pero, ¿por qué nos apegamos tanto a ciertas canciones? ¿Y por qué no podemos dejar de lado un poco de música antigua?

Hay muchas teorías sobre por qué los humanos son criaturas sentimentales cuando se trata de música. Una teoría es que formamos vínculos con las canciones porque nos ayudan a revivir recuerdos del pasado. Otra teoría postula que apreciamos el factor nostalgia de la música antigua: escuchar una canción de nuestra juventud puede llevarnos a un tiempo más simple.

Cualquiera que sea la razón, no se puede negar que todos nos ponemos un poco sentimentales cuando se trata de las canciones que amamos.

La era en la que crecimos: la música es una máquina del tiempo

Todos tenemos esa canción. El que nos transporta instantáneamente a un tiempo y lugar de nuestro pasado. Una canción que nos puede hacer sentir como si volviéramos a tener 18 años, sin importar la edad que tengamos en realidad. Para algunos de nosotros, podría ser una canción de nuestra adolescencia, mientras que para otros podría ser algo que nuestros padres solían tocar en la casa. Independientemente de cuándo o dónde crecimos, siempre hay al menos una melodía que puede llevarnos a tiempos más simples.

La música es más que entretenimiento; es una máquina del tiempo. Tiene la capacidad de evocar emociones y recuerdos poderosos, incluso de hace décadas. Por eso nos apegamos tanto a ciertas canciones y artistas; nos recuerdan un momento de nuestras vidas cuando las cosas eran quizás un poco más fáciles y felices. Buenos recuerdos: la música y la memoria están entrelazadas

El miedo al cambio: por qué nos resistimos a la nueva música

Los humanos son criaturas de hábitos. Nos gusta la rutina y la familiaridad. Se siente seguro y cómodo. El cambio puede dar miedo, especialmente cuando se trata de algo tan personal como la música. En que isla de canarias hace mas calor en octubre

Durante siglos, la gente se ha resistido a la nueva música. Se aferraron a las melodías y ritmos que les eran familiares. Incluso cuando se introdujeron nuevos instrumentos o se desarrollaron nuevos estilos de música, siempre hubo resistencia por parte de quienes preferían las formas antiguas.

Hoy, todavía vemos esta resistencia al cambio en el mundo de la música. La gente duda en probar nuevos géneros o escuchar nuevos artistas. Se quedan con lo que saben y lo que les gusta. ¿Pero por qué?

Hay algunas teorías sobre por qué nos resistimos al cambio cuando se trata de música. Una es que simplemente no nos gusta sentirnos incómodos. Escuchar música nueva puede ser desafiante y confuso al principio.

Nuestra identidad musical: Nos definimos por la música que amamos

Todos tenemos ese álbum, o banda, del que simplemente no podemos tener suficiente. Para algunos de nosotros, es la música que nos introdujeron nuestros padres; para otros, es la banda sonora de nuestra adolescencia. Pero, ¿qué tienen ciertas melodías que las hacen tan especiales?

Los científicos creen que nuestras preferencias musicales están determinadas por nuestros genes y la química cerebral. En otras palabras, estamos predispuestos a que nos gusten ciertos tipos de música. Pero lo que escuchamos también dice mucho sobre quiénes somos y cómo nos vemos a nosotros mismos.

Por ejemplo, las personas que escuchan música clásica tienden a ser creativas y de mente abierta, mientras que las que prefieren las melodías pop son más extrovertidas y extrovertidas. Así que la próxima vez que estés tocando tu canción favorita, piensa en lo que dice sobre ti.

Conclusión: por qué importa la música antigua

La música antigua a menudo se considera una reliquia del pasado, pero no se puede subestimar su importancia. La música antigua es la base sobre la que se construye toda la música occidental posterior. Es el pozo del que nos hemos inspirado durante siglos y sigue siendo una fuente de nuevas ideas y creatividad.

Si bien algunos pueden ver la música antigua como obsoleta o irrelevante, su valor radica en su capacidad para conectarnos con nuestra herencia musical compartida. La música antigua nos ayuda a comprender la evolución de la música occidental y cómo ha sido moldeada por las culturas que la crearon. Es un recordatorio vivo de nuestra historia compartida y una fuente de inspiración para las generaciones futuras.

2022-12-19

La música antigua: por qué no podemos dejarla ir

Los seres humanos han estado haciendo música durante miles de años. Es una parte integral de nuestras culturas y nuestras vidas. Usamos la música para expre

flauta

es

La música antigua: por qué no podemos dejarla ir

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

La música antigua: por qué no podemos dejarla ir

 

Top 20